El amor y la playa lo curan todo ❤

Hoy les quiero compartir algo muy personal.

Hace más o menos dos meses hospitalizamos de urgencia a mi mamá por anemia severa. Entonces pesaba solo 40 kilos y no comía nada, nadita. Todo indicó ser un asunto emocional y, a regañadientes y después de darse de alta, accedió a irse a vivir conmigo. No le fascinaba la idea de dejar su casa, pero era eso o seguir estando sola lejos de sus chamacos. La convencí y se dejó querer.

Todos los días nos vemos y ella ha cambiado mucho su actitud ante la vida, ¡su energía es otra! Me gusta estar con ella, ver que poco a poco recupera su vida y las ganas de seguir sonriendo. Siempre ha sido muy alegre, pero ahora, mi flaquita es la más alegre del mundo.

Platicamos de cosas de las que nunca hablábamos, nos convertimos en mejores amigas. Reímos mucho, nos consentimos. Su condición nos ha unido más que nunca y creo que ha sido lo mejor que nos pudo haber pasado.

Uno de mis propósitos es pasearla hasta el cansancio por Cancún y sus alrededores, que conozca la ciudad en donde vive y que disfrute las bondades de nuestro hogar. Eso la pone súper contenta. ¡Es la más feliz cuando vamos a la playa!

 

Quise escribir estas líneas para agradecerles a todos los que han ayudado a la recuperación de mi mamá, sobre todo, a quienes donaron sangre y literalmente, le salvaron la vida. ¡GRACIAS DE TODO CORAZÓN! ❤ Gracias a Miguel, el mejor compañero de vida y quien no me ha soltado de la mano aún en momentos difíciles. Gracias a mis amigos por darme fuerza, a compañeros de trabajo con los que nunca conviví y que, aún así, se aventaron a ayudarme a conseguir donadores de sangre. Gracias a Ricardo, Paco, Anita, su esposo y Yadd por su ayuda invaluable. Gracias a la familia que, aunque estando lejos, nos dieron valor a mi hermano y a mí para echarle muchas ganas.

Lo que sigue es disfrutar a mi mamá y, al mismo tiempo, hacer que ella disfrute TODO lo que la vida aún tiene para ella.

Que el cosmos, la luz, Diosito y las estrellas me los ilumine siempre. ¡GRACIAS!

 

Hoy nos llevamos a mi mami a Punta Venado. 💜✨.

Una publicación compartida de Fernanda Salazar (@mafesar0) el

 

 

 

 

 

 

 

Tal vez también te interese esto...

2 comentarios

  1. Ay mana! Ahora sí que me hiciste caso casi llorar. Es un gusto poder este ahí siempre que lo necesites. Todavía recuerdo del día que te dije que eras mi compañera y que ahora te puedo decir AMIGA, así con esas 5 letras. Es un gusto estar cerca de una persona tan inteligente, pero sobre todo tan humana. Que gusto ver que tu ma’ está cada vez mejor. Nada como sonreír. Besote mana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *